¿Es apto el plumón para personas con alergia al polvo?

Si, es apto. Siempre y cuando se cumpla una serie de requisitos que vamos a desvelar en este artículo.
Existe una equivocada opinión en nuestro país acerca de este asunto y en ocasiones entre profesionales de la salud (cada vez menos) como pueden ser alergólogos y dermatólogos. En la mayoría de las ocasiones por desconocimiento de la materia ya que los productos de plumón, en especial los edredones nórdicos, llevan relativamente poco rodaje en el mercado Español.

Multitud de estudios certifican que los productos de plumón en el interior un edredón nórdico o almohada, no son el hábitat idóneo para los ácaros del polvo, generalmente los principales causantes de estas alergias.

En el interior de los productos de plumón no se dan las características idóneas para la vida y proliferación de los ácaros del polvo. Hay poca luminosidad y el plumón almacena calor seco y hay variaciones de humedad ya que el plumón aísla de la humedad (dependiendo de si el producto es usado o no).

Para que esto se cumpla, el plumón y la pluma deben pasar un estricto proceso de lavado y esterilización, para que estén libre de ácaros y lo que es más importante: no proliferen.

1. Tratamiento del plumón y test en laboratorio

El plumón una vez recogido en las granjas de aves, contiene polvo, suciedad y materia orgánica, perfecto hábitat para los ácaros del polvo y por tanto totalmente nocivo para las personas con alergias.

Generalmente en la fábrica el plumón pasa por los siguientes procesos o tratamientos:

– Proceso de lavado para eliminar el polvo, suciedad y materia orgánica. Algunos fabricantes pueden repetir este proceso hasta 15 veces. Se utilizan unos detergentes específicos que eliminan además cualquier germen o bacteria. Se utiliza además un desengrasante que elimina la materia grasa que contienen los plumones y plumas.

– Proceso de aclarado con un tratamiento anti bacterias y hongos.

– Proceso de centrifugado.

– Proceso de secado a altas temperaturas.

Una vez terminados estos procesos, se recoge muestras de cada tanda para analizar en el laboratorio si el plumón o pluma está limpio y sin restos de elementos alergénicos. Principalmente se realizan 2 test en laboratorio:

A) Test de oxigeno: determina la cantidad de materia orgánica que pueda haber en el plumón o pluma. En la industria del plumón el estándar es un nivel de 10. Los mejores productos obtienen niveles mejores.

B) Test de turbidez: Turbidez es la cantidad de partículas, polvo y/ o suciedad suspendidos en el material a examinar. La escala va desde 60 (material sin lavar) a 550 (de las mejores puntuaciones).

Algunos fabricantes utilizan además de lo anteriormente descrito, una técnica ecológica y muy eficaz, para evitar la proliferación de ácaros en el interior de los edredones nórdicos.

Quilts of Denmark, fabricante danés, fue el pionero en un tratamiento adicional para combatir los ácaros del polvo: consiste en la impregnación en las plumas y plumones de lavanda, cítricos y eucalipto.

2. La importancia de la cubierta del edredón o almohada.

El plumón desinfectado y esterilizado es introducido dentro de una cubierta.

Generalmente la cubierta es de algodón 100% , aunque los hay de seda, lino… (esto da para otro artículo que ya publicaremos)

Dicha cubierta debe estar hilada de tal manera que no permita que entre suciedad y polvo al interior del edredón o almohada, manteniendo el relleno de plumón, libre de contaminación externa.

Es muy importante conocer el tipo de algodón utilizado para la fabricación de la cubierta. Hay multitud de tipos de algodón y procesos de hilado.

Un algodón Cambric o Batist son de extraordinaria calidad y ofrece una suavidad al tacto incomparable. Además posee un entrelazado muy fuerte que impide que el plumón salga al exterior y mantiene el relleno interior libre de contaminación exterior.

3. Importancia del lavado del producto. Mantenimiento.

Si disponemos de un edredón nórdico que cumple con todo lo descrito anteriormente en este artículo y sufrimos alguna alergia ocasionada por el ácaro del polvo, ¿Podemos estar tranquilos? La respuesta es si.

Ahora bien, los ácaros y el polvo están presentes en el aire, en nuestra habitación y pueden depositarse en nuestras mantas (mucho más que en un nórdico), en los edredones sintéticos (mucho más al contrario de lo que se cree), en las almohadas, en los edredones de plumón…, pero estamos a salvo si nuestro edredón cumple con lo descrito anteriormente, ya que el ácaro no estará presente en el interior del edredón nórdico.

Para eliminar cualquier resto de ácaros (y sus huevas) que se depositen en la superficie de nuestro producto de descanso (almohada, edredón nórdico, cubrecolchones…) es importante lavarlo correctamente.

La gran mayoría de los fabricantes de edredones nórdicos de plumón no aconsejan el lavado de un edredón nórdico en lavadora y esto es debido a que sus materiales no son de calidad, bien sea por la cubierta de algodón, por el cosido de la cubierta o cassetes del edredón, porque el algodón usado encoge…

Los buenos fabricantes permiten el lavado en lavadora sin que el producto se estropee y permiten lavar hasta 60º C ya que a partir de los 50º C matamos los ácaros del polvo.

Ahora bien, es importante seguir las indicaciones del etiquetado, usar detergentes que no contengan encimas y secar perfectamente el producto de plumón (nunca directamente al sol y tampoco sobre una fuente de calor como un radiador…).

4. Certificados.

Es importante ver los certificados que presenta el fabricante informándonos de si el producto está libre de ácaros, es hipoalergénico (libre de sustancias susceptibles a alergias)…

Post author

Leave a Reply