Productos de plumón. Un poco de historia.

Hace más de 2000 años que se utilizan los productos de plumón para proporcionar un buen descanso. Se tiene constancia de la utilización de los primeros sacos de plumas para dormir en el siglo I a.c.

Los países escandinavos fueron los primeros en utilizar las plumas y plumones para confeccionar productos para un buen descanso y combatir las frías noches nórdicas.

Los primeros edredones nórdicos consistían en un saco de tela relleno de plumas o plumones que se utilizaban para dormir.

Se dejaron de utilizar las pieles de los animales para abrigarse durante las frías noches y se empezaron a emplear estos sacos rellenos de plumas, ya que proporcionaban mayor calor y confort al dormir.

Los antiguos habitantes de Escandinavia se dieron cuenta que las aves acuáticas utilizaban sus plumas para protegerse del frío y de la humedad. Los plumones tienen principalmente estas 2 características:

– Alto poder de almacenaje de calor.

– Es el mejor aislante de la humedad que hay en la naturaleza.

Se fabricaban estos sacos principalmente de algodón o lino y eran cubiertos de plumas y plumones. Obviamente tenía que ser cerrado perfectamente para evitar que se escaparan las plumas.

Este saco pasó a denominarse feather ticks. Para evitar que las plumas se escaparan de estos sacos se les frotaba o impregnaba de jabón o cera y una vez secos, quedaban totalmente impenetrables y las plumas no salían del saco.

Estos sacos llenos de plumas y plumones se empleaban para:

– Utilizarlos a modo de soporte o colchón, por lo que como no disponían de una estructura interna, había que sacudir todas las mañanas este saco para que volvieran a distribuirse las plumas por todo el saco y dejarlo listo para la noche.

– Utilizarlos como prenda de abrigo al dormir.

Estos sacos llenos de plumas y plumones se abrían cada 3 años para limpiar su contenido, ya que se llenaban de polvo y adquirían un olor característico. En ocasiones las plumas se lavaban o bien se rellenaba con nuevas. Nuevamente el saco pasaba por un proceso de encerado.

Disponer de 2 sacos con plumas, uno encima a modo de manta y otro debajo a modo de colchón, era el mejor método para combatir las frías noches del norte de Europa.

Durante siglos fue una prenda de dormir usada prácticamente en exclusividad en los países nórdicos y no fue hasta 1700 cuando un viajero Inglés, Pablo Rycaunt, intentó sin éxito introducir el edredón entre sus compatriotas.

70 años más tarde Samuel Johnson lo volvió a intentar anunciando que un edredón de plumás calentaba tanto o más que 4 mantas de lana. El éxito estaba garantizado.

Estos primeros edredones de plumón fueron introducidos en la Gran Bretaña victoriana poco a poco como un maravilloso sustituto para las pesadas mantas de lana.

Dinamarca presume de ser el primer país dónde se fabricó el primer edredón nórdico de plumón y desde entonces hasta nuestros días son posiblemente los mejores fabricantes de edredones nórdicos, tanto por los materiales utilizados, como por sus técnicas empleadas durante la fabricación, controles de calidad y certificaciones.

En los países nórdicos se da mucha importancia al descanso y confort, siendo un estilo de vida, ya que pasamos un tercio de nuestra vida durmiendo.

Post author

Leave a Reply