Almohadas. ¿Cómo te gustan?

¿Te gustan las almohadas duras o blandas?  ¿Altas o bajas?

Se sabe que las almohadas se vienen usando al menos desde el antiguo Egipto. Se tienen datos de su uso en la época medieval en Europa y en América.

En el siglo XIX, en plena  Revolución Industrial, la industria textil en constante evolución cambió la manera de producir las almohadas.

Hasta ese momento, las almohadas se hacían a mano, en casa, adornándolas con bordados. Consistían en sacos de tela cuyo interior se rellenaba principalmente de plumón o plumas de aves para hacerlas más cómodas y acogedoras.

Sin embargo, en China las almohadas eran muy diferentes. Primero fueron piedras lisas y más tarde, a finales del siglo VI, consistían en  bloques rectangulares de madera, bronce, jade o porcelanas. La  gran mayoría tenía una superficie curva en la parte  superior, para apoyar la cabeza.

Las almohadas de porcelana se elaboraban desde el siglo X hasta el siglo XIV, siendo remplazadas gradualmente por almohadas  hechas de otros materiales, como los rellenos de plumas y plumón usados en Europa.

Las almohadas duras de madera, porcelana, jade…eran decoradas con motivos de  animales, personas plantas, paisajes de montañas e incluso diseños geométricos. En algunas se utilizaban esmaltes de colores.

En Asia se conocían también como “las almohadas del opio” porque a los consumidores de opio les gustaba acostarse de costado con  este tipo de almohadas duras. Afirmaban que después de fumar opio durante un tiempo, incluso acostados con estás almohadas tan duras, se sentían como en una nube.

Hoy en día es difícil encontrar almohadas de este tipo, casi todas en manos de coleccionistas. Tan solo a los más mayores y en aldeas muy remotas de china.

¿Qué almohada te gusta a ti?

Te recomendamos nuestro amplio catálogo de almohadas en el que seguro encontrarás la que más se ajuste a tus necesidades.

Eso si no tenemos ningún modelo de madera o porcelana.

Post author

Leave a Reply